viernes, 25 de mayo de 2018

EL PALACIO GÜELL ACCESIBLE, NUEVA VISITA GUIADA ADAPTADA


El acceso a la cultura es un derecho universal y las instituciones públicas tienen la responsabilidad de garantizarlo. En este sentido los museos, los monumentos y los agentes implicados deben ser impulsores de las buenas prácticas, una de las cuales es la atención a la diversidad y otra, entre muchas, la de facilitar el acceso a las personas con discapacidad.  

El Palau Güell, es un monumento abierto y accesible, en el que la museografía es la propia arquitectura per se, además de los materiales con los que fue construido y decorado. Esta particularidad ofrece un amplio espectro de posibilidades  y facilita la transmisión sensorial de contenidos a grupos de visitantes que requieren una atención especial, visual, auditiva o cognitiva.

Entre los proyectos de accesibilidad puestos en marcha el 2017 en el ámbito de la visita pública, destaca la realitzación de una nueva visita guiada y adpatda a personas con dificultades de visión. Consiste en un itinerario sensorial por las diferentes estancias del Palacio. La mayoría de elementos constructivos y decorativos del edificio permiten su observación a través del tacto: la piedra del Garraf, material usado en paredes y elementos de sustentación, los vitrales policromados, las baldosas de cerámica de techos y chimeneas, las puertas y ventanas de madera o la forja de hierro de rejas, barandillas y ornamentos múltiples. Para complementar la explicación y la percepción táctil de los elementos originales se han producido una serie de materiales inclusivos, entre los que cabe destacar la maqueta del edificio, cofeccionada por la escultora táctil Ana María Marín. Además se han heho copias de los adoquines de madera del suelo de la planta baja o una reproducción de uno de los artesonados de la planta noble.

Aunque casi todos los materiales permiten su observación a través del tacto, algunos no son accesibles, como por ejemplo las techumbres de madera. El preciosismo de la arquitectura de armar, su belleza y singularidad hacen que sean uno de los detalles constructivos más admirados por los usuarios. Por este motivo se ha elaborado una reproducción a escala de un módulo del techo de la antesala del primer piso. El casetón, fabricado mediante un trabajo artesanal por el ebanista Jaume Fontbernat, está hecho de madera de eucalipto con detalles ornamentales de hierro,  idéntico al original.

La visita El Palacio Güell accessible, se inauguró el 22 de febrer del presente año. Actualmente la visita guiada, de tarifa reducida y acompañantes gratis,  se ofrece a petición de los interesados, tanto a particulares como a asociaciones de personas con discapacidad visual.

Además de esta visita y de los materiales inclusivos citados, la visita pública cumple con los requisitos de accesibilidad para personas con discapacidad motriz, auditiva o visual. Los usuarios con problemas de movilidad disponen de un ascensor adaptado que llega hasta la planta del desván. Así mismo hay a disposición del público una sillas de ruedas. Las audioguías, incluidas en el precio de la entrada, son accesibles, tanto el aparato en sí como los contenidos, ya que contienen el texto audiodescrito en catalán y castellano. Las sinoguías, en catalán y castellano, están disponibes en táblets. Los usuarios que lo necesiten tienen bucles cocleares para poder seguir las visitas radioguiadas. El audiovisual que se proyecta en la llamada sala azul también está narrado con signos. Por lo que respeta al servicio de guiaje, el personal tiene formación en el llenguaje de signos. Así mismo y como materiales de uso hay planos táctiles y lupas de aumento. La entrada de perros guía está autorizada.

Aunque hay mucho trabajo hecho todavía tenemos tareas pendientes por lo que se refiere al acceso universal al Palacio. Entre otros cometidos queremos  adaptar el material de difusión a escritura braille, proyecto en el que hemos empezado a trabajar. Así mismo, tenenemos intención de proponer vistas para   colectivos de personas con discapacidad cognitiva, que esperamos llevar a cabo lo antes posible.

Maria Gràcia Salvà
Visita pública i accesibilitat
Palau Güell. Diputació de Barcelona

martes, 20 de marzo de 2018

FOTOMEMORIAS


LA FOTOGRAFÍA QUE DESPIERTA EL RECUERDO

Con el fin de ampliar la vertiente social de los Museos de Sant Cugat, el pasado mes de febrero se inauguró el proyecto Fotomemòries el Claustro del Monasterio. El objetivo principal de esta propuesta es la de mejorar la calidad de vida de personas afectadas por enfermedades neurodegenerativas, y más concretamente el Alzheimer, mediante el uso de la fotografía.
Para hacerlo posible, se cuenta con la implicación directa de la Asociación de familiares afectados por el Alzheimer, con sede en Sant Cugat del Vallès, asociación que deriva aquellas personas usuarias que pueden ser beneficiarias del proyecto.
Fotomemòries es un proyecto que camina desde el 2016, de la mano de las fotógrafas y docentes, Montse Casas y Eugenia Ortiz desde el colectivo que conforman: CliCme · PetitesExperiènciesFotogràfiques. Con la voluntad de utilizar la fotografía para ofrecer un espacio y dar voz a las personas enfermas de Alzheimer o Parkinson.
Dado el potencial de las imágenes, como realidad que provoca la memoria instantáneamente, remite a un lugar o estado, persona, sentimiento o emoción de forma directa, y como lenguaje universal, que todo el mundo entiende e integra con facilidad, pensamos que podíamos construir con ellos un diálogo y una práctica fotográfica interesante. A lo largo de las sesiones realizadas, hemos constatado que la fotografía reaviva la memoria y el recuerdo: basta con mirar detenidamente una fotografía del pasado, para que inmediatamente aparezca una parte de la historia que todos llevamos dentro.
Somos conscientes de que no podemos modificar la realidad de su enfermedad, pero sí mejorar y aminorar la vivencia que de ella tienen los pacientes y a veces sus familiares en el entorno del Centro.
Trabajar con sus álbumes familiares refuerza su relación del pasado con el presente. Hemos podido constatar que les hace felices poder compartir sus vivencias, canciones de cuna, canciones de infancia, juegos, familia, recuerdos surgidos en mirar y observar detenidamente sus imágenes. Las sesiones de trabajo ayudan a reconstruir sus fotografías.
Esta magnífica experiencia y los talleres que estamos realizando son una demostración palpable del gran poder emotivo de la fotografía y el vínculo que suponen estas emociones con la evocación del recuerdo. La fotografía es primordialmente un medio para conservar un recuerdo en imágenes, pero a la vez es mucho más que eso, es un estímulo dinámico para la compresión, la asociación e interconexión de conceptos, de ideas, de experiencias y, hasta así, es punto de partida para incentivar la imaginación. Esta interpretación de la fotografía como fuente para la memoria nos parece más sugerente que la idea de seguir potenciando el sentimiento nostálgico, del que, por otra parte, ninguna fotografía se puede desprender.
Colaborar en este proyecto los hace sentir útiles y algo más integrados en esta sociedad, Y cederles un espacio y darles la palabra refuerza su estado de ánimo.
Gracias a estos talleres, donde la metodología principal es hacer recordar a los pacientes, situaciones del pasado, pueden explicar experiencias que han vivido, y así, mediante estos recuerdos, afianzar su identidad. Para ello es muy importante recurrir a la memoria emocional, ya que ésta es la que tenemos más arraigada.
Este trabajo es posible también gracias a la implicación directa del archivo municipal quien, gracias al apoyo de sus técnicos, realiza un trabajo de selección de fotografías antiguas del municipio, a partir de las cuales trabajar el vínculo con el sitio y los recuerdos que nacen a partir de estas.
Actualmente estamos realizando el proyecto Fotomemòries con la Asociación de Familiares Enfermos de Alzheimer, AFA Barcelona, ​​en Sant Cugat del Vallès, con un total de 16 hombres y mujeres.


Eugenia Ortiz y Món Casas
Petites Experiències Fotogràfiques

Helena Minuesa
Accesibilidad cultural
Museos de Sant Cugat Ayuntamiento de Sant Cugat

martes, 13 de marzo de 2018

LAS ESENCIAS DEL MUSEO

Xilografías, la madera hecha imagen, es una exposición itinerante producida por la Red de Museos Locales de la Diputación de Barcelona, ​​con el objetivo de implicar museos de diferentes tipologías mediante una temática transversal. Esta exposición está centrada en el mundo de las xilografías, instrumento de trabajo de los antiguos impresores. Las xilografías constituyen por sí solas una fuente documental histórica, un archivo gráfico múltiple de primera mano, en función de la temática, nos ilustra sobre moda, música e instrumentos, oficios, costumbres, tradiciones, fiestas, cultura popular y religiosa de la sociedad preindustrial de Cataluña.
Como en otras exposiciones temporales accesibles, la Red de Museos Locales, ha implementado varias canales de comunicación a fin de facilitar la lectura a todos los visitantes.En esta línea, la exposición cuenta con vídeos vinculados a códigos QR, en lengua de signos (para la comunidad sorda firmante), subtitulados (para la comunidad sorda oralista) y con locución que le otorgan un plus de usabilidad. (www.youtube.com/user/LaMiradaTactil).
Por otra parte se han diseñado relieves táctiles de xilografías en madera y se ha confeccionado un guion con macro caracteres, braille y láminas en relieve que facilitan el acceso a los contenidos de la exposición a la comunidad con dificultades visuales.
De las 64 xilografías presentadas, los visitantes invidentes pueden tocar seis replicas engrandecidas en madera. Cada ámbito dispone de un espacio táctil con materiales y objetos relativos a la construcción, al entorno natural, los oficios, la impresión, así como una selección de canciones populares de los oficios.
En la misma línea de trabajo, la novedad, ha sido la incorporación de un plus interpretativo centrado en el sentido olfativo. Así pues, en la guía del visitante para los visitantes con dificultad visual, incluyen fragancias y esencias que potencian y enriquecen el mundo imaginario de los oficios (músico, aguador, cazador y encajera).
Los aromas han sido producidos en función de dos variables interpretativas: la primera hace referencia al entorno, es decir, podemos recrear un estímulo que nos evoca al espacio de trabajo del propio oficio y, como segunda opción, interpretar el olor de las materias primeras. La mezcla de ambas variables nos recrea un elemento envolvente muy sugerente.
La introducción o incorporación de la experiencia olfativa a la exposición, sin duda, contribuye a la creación mental de espacios simbólicos. Se trata de aprovechar el efecto multiplicador de los sentidos combinados, para aproximarse, de forma indirecta, a la percepción que se obtiene a través de una experiencia meramente visual.
Uno de los requisitos para abordar esta estrategia comunicativa ha sido el de querer crear experiencias olfativas positivas, poéticas y agradables.
Los visitantes con ceguera podrán quedarse los sobres con las fragancias como recuerdo de esta exposición.
Finalmente, comentar que la guía del visitante incluye una referencia sobre los diferentes matices aromáticos, así educamos la sutileza en el reconocimiento de la exploración olfativa, como si se tratara de una cata de vino. Los resultados son muy agradables, ya que las esencias, de alta calidad, son verdaderas obras sensoriales.
Este proyecto ha sido posible gracias a la colaboración y el asesoramiento de la Federación de Sordos de Cataluña (FESOCA) que ha producido los vídeos; del Servicio Bibliográfico ONCE Barcelona, ​​que ha realizado los guiones del visitante en macro carácter y lenguaje Braille; de Sandra (Iruela,sandra.irruela@sandir.com) y de Meri Virgilio de Omuses.Barcelona, omuses@omuses.barcelona) por sus aportaciones en los deleites olfativos de nueva creación que se han incorporado a la exposición. A todos ellos, nuestro agradecimiento por contribuir para hacer de la cultura un motivo de integración.


Lluís Rius Font,
Oficina de Patrimonio Cultural, Diputación de Barcelonariusfl@diba.cat
 Josep M. Llop Rigol,

Área de Atención a las Personas, Diputación de Barcelonalloprj@diba.cat

lunes, 15 de enero de 2018

ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE LA ACCESIBILIDAD A LOS MUSEOS


Actualmente cuando hablamos de accesibilidad en los museos, nos referimos a mucho más que a la posibilidad física de acceder a ellos, a mucho más que a la adecuación de espacios para facilitar la circulación.

Actualmente accesibilidad es inclusión, es un museo para todos. Un museo en el que las personas con capacidades diversas encuentren una oferta cultural que les resulte interesante.Un museo para las familias, para los amantes del arte, para gente de distintas culturas. Un museo accesible con todos los sentidos, de modo que si te falta alguno se te ofrezca la posibilidad de disfrutarlo de otra forma.

La accesibilidad es pensar exposiciones que puedan emocionar a un público muy diverso. Es ofrecer actividades complementarias que sean experiencias vivas. Accesibilidad es encontrar la mejor forma de comunicarnos con las personas.Hablar de accesibilidad es hablar de diseño universal, de exposiciones creadas para que todo el mundo pueda disfrutarlas, con mobiliario accesible, con textos comprensibles, con zonas de descanso y con recursos táctiles, sonoros y visuales.
La accesibilidad no es un concepto nuevo en el mundo cultural, pero es cierto que es un propósito reciente en la mayoría de los museos. La accesibilidad está legislada (Ley 13/214 de 30 de octubre de 2013), pero todavía no se han aplicado sanciones. Hay un tiempo de margen, un tiempo para actuar sin detenernos.

Por último, hay que señalar que el International Council of Museums (lCOM) define el museo como «una institución al servicio de la sociedad y abierta al público, que adquiere, conserva, estudia, expone y difunde el patrimonio, con finalidad de estudio, educación y ocio». Este compromiso hacia la sociedad ya se recoge claramente en la responsabilidad social corporativa de muchos equipamientos, y es el eje vertebrador de una tendencia irreversible hacia la inclusión cultural a la que la Fundació Joan Miró, claramente, quiere sumarse, y que ningún museo debería ignorar.


Montse Quer
Departament educatiu
Fundació Joan Miró


martes, 14 de noviembre de 2017

MEMORIA OLÍMPICA


Susana Pérez Testor impulsa un proyecto “Aprenentatge i Servei” en la Universitat Ramon Llull dirigido a promover actividades formativas para tratar personas en un estadio incipiente de la enfermedad de Alzheimer. Para llevarlo a cabo, cuenta con el apoyo de Pilar Aceituno, terapeuta ocupacional de AFAB (Associació de Familiars de Malalts d’Alzheimer de Barcelona) i el CCCB (Centre de Cultura Contemporània de Barcelona). Cada curso se escoge un tema que enmarca la actividad y el pasado curso 2016-2017 se escogió la celebración de los 25 años de Barcelona’92.

 Desde la Fundació Barcelona Olímpica colaboramos en el desarrollo de la actividad durante este curso y los invitamos a ver la exposición “Aquel verano del’92” dedicada a los Juegos Olímpicos de Barcelona. Esta exposición cuenta con diferentes elementos interactivos del tipo “hands on” así como fotografías de las ceremonias de inauguración y clausura, además de imágenes de deportistas y las mascotas Cobi y Petra. Entre las diferentes propuestas de la exposición destacaba un módulo de grandes dimensiones con diferentes plafones que permitían jugar al juego de las parejas. Diversos plafones de forma cuadrada, sujetos a un eje vertical que les permitía girar completamente en el plano vertical. Los plafones mostraban, en una de sus caras, o una fotografía de 1992 con personas practicando deporte, o el pictograma de un deporte. Los pictogramas representaban deportes que figuraban en alguna de las fotografías. La propuesta del mueble, pues, era una versión de un juego de parejas en el que debía relacionarse un deporte y una fotografía. El eje de cada plafón permitía volver a girar los plafones para volver a ocultar las imágenes o reiniciar el juego.

 Desde la vertiente social de un museo es muy agradable ver como los visitantes se apropian del contenido para adaptarlo a los propios requerimientos. Pilar Aceituno inició el juego dejando al descubierto todos los plafones y sentando a los residentes de AFAB que realizaban la visita alrededor del mueble. Poniendo al descubierto todas las fotografías e ilustraciones convirtió un juego de parejas en un juego de relación preguntando qué deportes estaban representados y qué pictograma les correspondía. La pregunta podía llevar a comentarios sobre deportistas, música y otros recuerdos sobre el ámbito del deporte.

 Seguramente la voluntad de este escrito es únicamente animar a todo el mundo que lo lea a poner manos a la obra, empezando por un colectivo con ganas de arrancar proyectos en común. Lo demás seguro que irá llegando. Quizás es cierto que en un principio no teníamos muy claro por dónde empezar, de hecho aún tenemos la misma sensación, pero poco a poco las cosas van tomando forma y puede darse el caso que sean los mismos colectivos los que terminen por acercarse al museo y lo hagan suyo.

 

Pilar Aceituno – tocupacional@afab-bcn.org
Susana Pérez Testor – susanapt@banquerna.url.edu
Vàngelis Villar – vvillar@fbolimpica.es

 

 

jueves, 26 de octubre de 2017

PROGRAMAS PARA PERSONAS CON AUTISMO EN EL MUSEU BLAU


El Trastorno del Espectro Autista (TEA) es un trastorno neurológico que afecta la percepción y al procesamiento de la información. Se presenta con una prevalencia de 1 de cada 100 nacimientos. El diagnóstico incluye un colectivo muy diverso de personas que muestran una alteración significativa en el desarrollo de las habilidades de comunicación, lenguaje y relación social, siendo un trastorno que persiste a lo largo de la vida. Las personas con TEA son ciudadanos de pleno derecho especialmente vulnerables por su diversidad, por lo que es importante garantizar los soportes necesarios en todos los ámbitos para la inclusión educativa, laboral y social.

El Museo de Ciencias Naturales de Barcelona ha firmado un convenio con la Asociación Aprenem, una asociación que nació por iniciativa de un grupo de familias con el objetivo de reivindicar los derechos de sus hijos e hijas y para defender una atención adecuada a su especificidad. Entre los objetivos de la Asociación, se encuentran promover la inclusión social, laboral y social así como la vida independiente de las personas con TEA y ofrecer a las familias soporte y acompañamiento.

Fruto de la colaboración entre la Asociación y el Museo, se han producido los primeros iconos que tiene el Museo dirigidos a personas con autismo. Estos se han situado en la entrada de un espacio muy especial, el Nido de Ciencia, un espacio destinado a escuelas y familias para niños y niñas de 0 a 6 años que tiene como objetivo promover y, sobretodo, disfrutar de la ciencia a través del descubrimiento, la actividad espontánea y el juego. Además, se ha elaborado un documento que el educador/a proyecta para que las personas con autismo que participen en los talleres del Nido de Ciencia entiendan qué es y qué se puede hacer.




1. Imágenes del documento que el educador/a proyecta cuando se hacen talleres dirigidos a personas con autismo
2. Iconos situados en la entrada del Niu de Ciencia


Marta Ponseti
Programes Públics
Museu Blau






martes, 12 de septiembre de 2017

POSTALES DE UN VIAJE


Cápsula participativa en la Fundación Antoni Tàpies

El Programa AlterArte del Centro de Formación y Prevención de Mataró, con la participación del programa Expresarte de la Fundación Els Tres Turons de Barcelona, inició una colaboración con la Fundación Antoni Tàpies en el año 2013 con el fin de llevar a cabo un proyecto artístico participativo.
Este proyecto consiste en un programa artístico, educativo y comunitario para la Salud Mental, abierto a usuarios de ambos servicios, y estructurado en cápsulas temáticas centradas en las obras y los artistas que forman parte del programa expositivo del Museo. Esta actividad se realiza en espacios concretos tanto del museo como de la ciudad. El objetivo es, por un lado, incentivar la manipulación del arte por parte de los participantes como vía para integrarse en la comunidad y, por otro, sensibilizar a la comunidad mediante las intervenciones artísticas en espacios públicos en relación con el ámbito de la salud mental. De este modo, esta tipología de proyecto posibilita trabajar en el ámbito social, cultural y terapéutico.
En el ámbito social, posibilitando actividades con una función socio-comunitaria reconocida y diferenciada del estereotipo que se tiene del enfermo mental.
En el ámbito cultural, favoreciendo el enriquecimiento individual en conocimientos y aprendizajes facilitando el intercambio de saberes entre el mundo sanitario y el cultural.
En el ámbito terapéutico, potenciando la integración social y el desarrollo de la expresión y la creatividad del individuo.
En esta ocasión el proyecto se centró en la exposición "Domingo" del artista Oriol Vilanova. La cápsula constó de 4 sesiones. La primera, llevada a cabo el día 23 de febrero de 2017, consistió en una visita a la exposición y las siguientes, realizadas los días 9, 16 y 23 de marzo, se dedicaron a realizar talleres creativos en el propio museo así como el montaje de la exposición de los trabajos finales, al cierre y a la valoración de la cápsula.
La propuesta creativa partió del objeto-postal, que Oriol Vilanova utiliza para su exposición, reflexionando en torno al concepto y verbalizando todo aquello en lo que nos hace pensar "una postal". En una imagen mostramos lo que hemos visto, lo que vemos, paisajes y cosas curiosas, lo que nos gusta o sorprende, haciendo también partícipe al otro de lo que vivimos. En una postal encontramos parte de historias vividas, bien nuestros o de otros y, también, recuerdos y testimonios de fragmentos de vida.
En esta cápsula hemos propuesto un trabajo plástico a partir de postales que cada participante ha traído de su casa. Estas postales nos permitieron hablar de las imágenes, de los lugares, de los paisajes o de los objetos. Pudimos hablar de lo que veíamos en las imágenes pero, también, pudimos imaginar cuáles podían ser las historias vividas que había detrás de las imágenes, quién y para quién se habían escrito y enviado las postales.
La propuesta creativa consistió en la creación de un viaje imaginario o de una historia personal contada a partir de las postales. Durante las 4 sesiones de la cápsula los participantes pudieron intervenir en las postales añadiendo elementos, borrando, pintando, dando nuevas formas y contenidos en las antiguas postales para crear otras nuevas. Se utilizaron técnicas como el collage y la pintura así como la escritura con el fin de construir las imágenes de nuestro viaje imaginario.
Cada persona trabajó de forma individual una serie de tres o cuatro postales construyendo una historia con un hilo conductor en su historia personal, su experiencia de vida y sus recuerdos. El resultado fue muy diverso tanto en cuanto al contenido como por el estilo plástico empleado pero todos los resultados fueron únicos y con un alto nivel de creatividad y de originalidad.
Durante el proceso de trabajo en el taller se vivió un clima relajado, de concentración, de respeto hacia el trabajo de los demás, de colaboración, en definitiva de buen rollo entre los participantes, aunque no se conocían entre ellos. De manera que la experiencia fue muy enriquecedora para todos.
El proceso finalizó con la organización de una exposición en el museo. Cada participante pudo mostrar su serie de postales y pudo explicar al público asistente a la inauguración de la muestra cuál era la historia relatada visualmente a través de sus postales. El objetivo fue hacer visible la autoría de los trabajos dando la voz a sus creadores con el fin de establecer un diálogo y un intercambio con el público asistente. Esta experiencia culminó todo el proceso de trabajo. La exposición permaneció abierta al público de manera gratuita durante cuatro días más en el museo con la intención de difundir el proyecto.
Por último, los dos centros participantes, agradecen a la Fundación Antoni Tàpies, a su director Carles Guerra, que estuvo presente abriendo la exposición y comentado los trabajos, y en especial a Rosa Eva Campo, coordinadora de los proyectos educativos, que nos acompañar en todo este proceso, por su paciencia, ayuda e implicación y, sobre todo, para facilitar que personas del colectivo de enfermos mentales se hagan visibles con su obra, tan menudo invisibles para la sociedad.
De la misma manera, los responsables del museo se sienten agradecido por haber tenido la ocasión de crecer con esta experiencia.

Ha sido un placer y un lujo trabajar juntos. Gracias también a todos los participantes!


Montse Rigol:
Programa AlterArte del Centro de Formación y Prevención de Mataró
Isabel Escribano: Programa Expresarte de la Fundación Els Tres Turons de Barcelona
Rosa Eva Campo: Coordinación proyectos educativos de la Fundación Antoni Tàpies