jueves, 7 de marzo de 2019

VOLVEMOS AL CINE


Dado que el CCCB tiene múltiples propuestas en su programación relacionadas con el cine y el mundo audiovisual fue natural que muy pronto se incluyese una actividad como “Anem al cinema! (¡Vamos al cine!)” dentro del Programa Alzheimer. La composición de los grupos que participan en esta actividad es la misma que la de los grupos que realizan las visitas a las exposiciones y el funcionamiento de la propuesta es también muy similar.

Con el tiempo y gracias a los comentarios y valoraciones de los responsables de los grupos, fuimos descubriendo que uno de los grandes logros de esta actividad era la excitación que se generaba en los usuarios por el mero hecho de volver a ir a una sala de cine.  Nos dimos cuenta de que una actividad tan sencilla como el hecho de ir al cine cualquier aburrida tarde de invierno se había convertido en algo casi imposible para quienes padecen Alzheimer. Incluso aunque en las fases iniciales de la enfermedad les sea posible disfrutar plenamente de una película el temor tanto del paciente como de sus familiares y acompañantes a cómo gestionar la situación en sí, a las reacciones del enfermo y al rechazo social hace que, en la mayoría de los casos, se prescinda de este tipo de actividades de ocio. Se contribuye así a un aislamiento social que no es beneficioso para el bienestar del enfermo.



Ante una amplia demanda comenzamos a documentarnos y encontramos referencias a programas similares llevados a cabo en Estados Unidos, como es el proyecto “Meet me at the movies” de la “I’m still here Foundation”. También descubrimos que en países como Gran Bretaña hace años que se organizan los llamados dementia friendly screenings. Es decir, sesiones de cine adaptadas para personas con Alzheimer o algún tipo de demencia asociada a la edad. Las organizan tanto instituciones culturales como salas de cine comerciales, que poco a poco se han ido sumando al proyecto. La Alzheimer’s Society del Reino Unido incluso ha publicado una guía en la que aporta pautas para adaptar las salas de cine y organizar proyecciones específicas para este público. Fue un material de referencia que nos ayudó a orientar nuestra propuesta.

Para preparar la proyección nos centramos en varios aspectos concretos:


  • Selección de la película: Debido a nuestra experiencia previa y a la documentación que habíamos consultado teníamos claro que los musicales son siempre una buena opción. Las evidencias científicas y la experiencia práctica sugieren que las personas que padecen demencias pueden disfrutar de la música incluso aunque hayan perdido muchas otras capacidades.
  • Recepción y acogida de los usuarios: Teníamos que prever el punto de llegada y aparcamiento durante la proyección de los vehículos grupales, además de recibir individualmente a los que llegaban a pie, en taxi o en vehículos particulares.
  • Accesibilidad: Cinco voluntarios del personal del CCCB ayudaron a recibir a los usuarios y los acompañaron, por la ruta más adecuada en cada caso, hasta el auditorio. Y lo mismo se hizo a la salida una vez finalizada la proyección.
  • Adaptación de la sala (luz y sonido): Se trata de una proyección adaptada, lo que quiere decir que tiene algunas características especiales, como es sobre todo el hecho de que la sala no se quede en ningún momento en una oscuridad total. En cuanto al sonido, hemos leído diversas recomendaciones sobre mantener un volumen no excesivamente alto para evitar sobresaltos. Sin embargo, dadas las características de una audiencia en la que muchas personas tienen dificultades auditivas, optamos por mantener el volumen habitual de las proyecciones.
  • La interacción (comentarios, aplausos, etc) no sólo no es reprimida, sino que es bienvenida. Se trata de un espacio de ocio y disfrute. 
  • Facilidades en los precios: Todas las actividades ofertadas por el CCCB Programa Alzheimer son gratuitas. Se trata en definitiva de mantener una política de precios que no inhiba a las personas de participar.

La sesión fue un auténtico éxito. La excitación se percibía ya a la llegada de los espectadores, y a la salida todo eran caras contentas y comentarios positivos. El mero hecho de ofrecer una posibilidad como esta hace que sea automáticamente bien recibida. Sin embargo, hay cosas que mejorar y que se detectan en base a la experiencia. Por esta misma razón estamos trabajando en convertir estas proyecciones en una actividad estable dentro del CCCB Programa Alzheimer.

Tere Anglès, Susana Garcia, Tere Perez
CCCB Programa Alzheimer

jueves, 14 de febrero de 2019

EVALUACIÓN DE IMPACTO DE LA ACTIVIDAD "UNA MAÑANA DE ORQUESTA EN EL AUDITORIO"

La música y la cultura como instrumentos de bienestar e inclusión social


Los beneficios para personas con Alzheimer, discapacidad intelectual y su entorno.


Esta investigación se centra en la actividad Una Mañana de Orquesta, del programa Apropa Cultura de L'Auditori, diseñada en 2012. La actividad se dirige a personas con demencia (los martes por la mañana) y discapacidad intelectual (los jueves por la mañana).

Tras varios años viendo que pasaban muchas cosas relevantes, nos decidimos a evaluarlo, con la Universidad de Vic y con la ESMUC. Esta actividad ofrece la posibilidad de utilizar el equipamiento del Auditorio a partir de tres actividades.

Parte 1 - Encuentro


Encuentro con los músicos de la OBC o del ESMUC
Horario: de 11:15h a 11:45h


Parte 2 - Audición


Asistencia a un ensayo de la OBC en la Sala 1 de L'Auditori
Horario: de 12:00h a 12:25h


Parte 3 - Taller


Hacer música juntos y juntas con instrumentos de orquesta dirigidas por un  musicoterapeuta
Horario: de 12:35h a 13:15h

Los objetivos de la investigación han sido evaluar y comprender el impacto de la actividad Mañana de Orquesta en la salud y el bienestar de los usuarios pero también a cuidadores, profesionales, acompañantes, estudiantes de la ESMUC, músicos de la OBC, musicoterapeutas, gestores de los centros sociales y de la salud del Auditorio.

Se han utilizado técnicas cuantitativas, pero también cualitativas y de una muestra de 8 grupos en total y 106 personas, y entrevistas en profundidad.

Como conclusiones de la investigación destacamos respecto al bienestar emocional, las personas con EAD y DI muestras de un claro disfrute y una apreciación del proyecto, aumentan sus capacidades de atención y concentración y no genera cansancio. Para los musicoterapeutas, la actividad es una fuente de motivación, satisfacción y bienestar. Para los músicos de la ESMUC y OBC, un enriquecimiento personal. Para los cuidadores y familiares constatan la tranquilidad, el bienestar y la satisfacción que genera la actividad. Especialmente para los familiares, que supone una ocasión de encuentros con la persona con EAD. Las entidades sociales consideran que es una oportunidad de manifestar libremente sus capacidades y emociones.

Y por último, queremos hablar de los 10 puntos clave que generan el éxito de la actividad:

La institución cultural. Llevarlo a cabo en un equipamiento cultural de alto prestigio como es El Auditorio garantiza el interés por parte de los usuarios, ya que se trata de un centro cultural y de ocio reconocido por la comunidad.

El potencial de la práctica de las artes. Especialmente la música. Utilizada como medio de contacto social y de expresión no verbal, fomenta la motivación, las habilidades comunicativas y las interacciones sociales de los usuarios.

Dar acceso a artistas de primer nivel. La OBC. Asistir a un ensayo orquestal es un aspecto muy bien valorado, ya que no es una actividad que se pueda hacer habitualmente. También se ha de promover la proximidad y una actitud de diálogo de los intérpretes que participan en los encuentros con los usuarios.

Profesionalidad de quien dirige la actividad. Un punto importante a destacar es que los que conducen la actividad sean musicoterapeutas, además de músicos, y tengan experiencia y aptitudes para guiar el grupo de usuarios seleccionado. De esta manera se favorece la comunicación con los participantes y se fomenta la creación de un vínculo con ellos, y se puede adaptar la actividad y la comunicación a las necesidades de cada grupo.

Los trabajadores de la institución. La alta implicación y motivación en la actividad de los trabajadores de la institución cultural (organizadores, músicos, becarios...) posibilita que ésta se desarrolle de la mejor manera posible.

Favorecer las relaciones sociales dentro y fuera del grupo. La dinámica de la actividad favorece la interacción entre los diferentes participantes (usuarios, profesionales y acompañantes) y resulta un aspecto positivo para garantizar su éxito. Es muy importante la implicación de los cuidadores y familiares en la actividad para favorecer las relaciones sociales y estrechar el vínculo con los usuarios.

Actividad adaptable. Adaptar a nivel cognitivo y físico cada parte de la actividad en función de las necesidades de cada individuo en los grupos permite que los usuarios se interesen y participen y evita situaciones de frustración, pérdida de interés o de atención si no se puede seguir o implicarse en la actividad.

Combinación de participación activa y pasiva. Facilitar la participación activa de los usuarios, sobre todo en la parte del taller musical, para que dejen de ser agentes pasivos que asisten a una audición y así incrementar su bienestar.

Posibilitar la expresión individual. A través de la música se promueve la libertad de expresión, ya sea de manera libre o guiada a la última parte de la actividad.

Participación comunitaria y cultural. La participación en actividades comunitarias y culturales fuera de los espacios propios de cada centro contribuye al mantenimiento del bienestar subjetivo de las personas, ya que se trata de una experiencia social motivadora y gratificante que puede estimular las relaciones sociales. Por este motivo, se vuelve necesario ofrecer actividades culturales que puedan proporcionar bienestar a la sociedad, a través de propuestas que se reconozcan en los programas públicos sociales y de salud. Podéis venir a visitar la actividad si os interesa, escribiendo a apropa@apropacultura.cat

Puedes consultar todo el estudio en https://www.apropacultura.cat/ca/recurs-formacio/musica-cultura-como-instrumentos-bienestar-inclusion-social

Sònia Gainza, directora de Apropa Cultura



lunes, 4 de febrero de 2019

EJEMPLO DE ACCESIBILIDAD... O CASI

Me dirijo al Museo de la Seda de Valencia. No me gusta especialmente el tema pero me han hablado muy bien de él.

Entro desde la calle Guillem de Castro y sobrevivo a los adoquines que hay en la fachada de la ermita de Santa Llúcia.

Continúo el paseo por la calle Hospital, dónde ya no hay adoquines salvo dos estrechas filas laterales y cada cinco o seis metros una horizontal que une las anteriores. Dejo atrás la Biblioteca Municipal y el Consell Valencià de Joventut hasta que llego al Colegio del Arte Mayor de la Seda, donde se encuentra el museo. Parece arreglado para la entrada de los carros a descargar material pero sólo hay un hueco para las ruedas lo suficientemente ancho para que entre en mi silla de ruedas.

 Dos puertas de cristal dan paso a la recepción del museo. La superficie sigue siendo plana, el asidero de la puerta se encuentra a una altura razonable y el peso de la puerta de cristal no es exagerado, por lo que puedo abrir desde la silla y entrar al museo.

Ya en la recepción, observo a mi derecha una escalera que baja desde el primer piso y, al fondo, otra escalera. En el centro, un vano desde el que se ve la exposición abajo pero veo que hay unas escaleras por lo que pienso que no debo entrar por ahí.

Por la primera escalera baja Mª Luisa Llorens, secretaria del presidente del Colegio que se presenta y solícita me pide que la acompañe. Vamos hasta el otro extremo de la recepción, donde una rampa me lleva hasta la salida. Luisa me dice que se entra al museo desde un pequeño almacén a la derecha, en el patio de la cafetería, llamada Espai de seda.

Una vez dentro, Luisa me indica que se trata de la tienda y que en ella está ubicado el aseo accesible. Me pide que la siga hasta el ascensor y, una vez allí, me cuenta la marcha a seguir: primero al sótano, dónde está la exposición; después, al segundo piso para ver el Salón de la Fama   y, finalmente, al primer piso, donde ella trabaja y se encuentra la biblioteca.

El ascensor (sí, un ascensor en un edificio del siglo XV) tiene marcados los pisos en número y alfabeto Braille pero está mudo. En otros lugares, una locución te cuenta en qué piso estás y si se encuentra abriendo o cerrando las puertas. Cada piso tiene señalado en el panel del ascensor si se trata del sótano, del segundo o del primero. No sé si cumple las condiciones que se reclaman, a efectos de señalética, para los discapacitados intelectuales.

Realizo la visita siguiendo las indicaciones de Luisa. Primero voy al sótano y veo la exposición, veo trajes de época, de fallera y prendas eclesiásticas. Voy después al Salón de la Fama y veo la pintura en el suelo y varios carteles de otros museos de la seda del mundo. En noviembre se ha realizado un congreso de museos de la seda organizado desde Valencia, aunque las jornadas del Congreso han sido en el cercano Museu Valencià de la Il·lustració i la Modernitat (MUVIM). Bajo después al primer piso y veo la biblioteca, con carpetas y libros muy antiguos. Finalmente, vuelvo a la tienda para salir del museo y observo los viejos telares que se utilizaban para  hilar, todos de madera.

Vuelvo a la terraza de la cafetería y desde allí salgo de nuevo a la calle. Ha sido una visita satisfactoria ya que no he encontrado ningún obstáculo ni barrera para deambular en mi silla de ruedas por los tres pisos del museo. No sé si para otro tipo de discapacidad el Museo de la seda de Valencia será tan accesible cómo ha sido para mí.

Finalmente, ya en la calle, me dirijo al MuVIM y vuelvo a encontrar el terreno para entrar a este segundo museo formado por adoquines. Pero esa... esa será otra historia.

Juan J. Moreno

jueves, 17 de enero de 2019

SEÑAS DE IDENTIDAD. RETRATOS DE MUJERES


En otoño de 2018 la Fundació Joan Miró presentó una exposición titulada Lee Miller y el surrealismo en Gran Bretaña. Lee Miller fue conocida como modelo y luego como fotógrafa de vanguardia. También destacó por su fuerte personalidad artística en un mundo dominado por los hombres. Emocionalmente, estuvo marcada durante toda su vida por haber sufrido abusos sexuales cuando era niña.

Señas de identidad. Retratos de mujeres es un proyecto de género vinculado a esta exposición temporal. Las doce mujeres protagonistas también han tenido que superar malos tratos y son supervivientes de situaciones violentas.

Se trata de una propuesta diseñada por dos fotógrafas (CLICme), que comprende una serie de sesiones fotográficas y que acaba en una exposición en las salas de la Fundació Joan Miró.



El hilo conductor es el autorretrato, entendido, sin embargo, de manera abierta: con la cámara en las manos las mujeres nos muestran lo que ellas quieren de sí mismas, de sus mundos, de sus paisajes. Ha sido un proceso de introspección y comunicación.

En las sesiones, las participantes han aprendido conceptos técnicos básicos pero, sobre todo, no han parado de hacer fotografías, de seleccionarlas, de revisarlas y comentarlas en un flujo de creación frenético y continuo. La cámara se ha convertido, para ellas, en una nueva herramienta para expresare, para enfocar la realidad de manera distinta, un recurso liberador.

Las doce protagonistas están vinculadas a Hèlia dones, una asociación que ofrece apoyo a mujeres que sufren violencia de género. Hèlia les proporciona ayuda psicológica, asesoramiento legal y acompañamiento. Son mujeres que proceden de contextos muy diversos y, aunque comparten un pasado violento, lo que en realidad las define es el presente: su coraje y su resiliencia, sus ganas de seguir avanzando y de aprovechar la nueva oportunidad que la vida les ofrece. Son, además, mujeres profundamente agradecidas por las atenciones que reciben. Cuando empezaron el proyecto, algunas se conocían entre sí, otras no. Al finalizarlo, eran un equipo. Ahora han creado una red, un grupo de soporte mutuo.



Jean Rebol, un pintor francés que investigó sobre las capacidades artísticas de las personas decía: «No busco distraerlas, ni entretenerlas, sino que busco lo que hay de más profundo en su interior. Si buscáis la terapia, no encontrareis nada. Si buscáis el arte, encontrareis la terapia».

Así, el descubrimiento de la cámara como herramienta de expresión, la intensidad creativa y la energía que juntas generaban han conferido al proyecto una fuerte carga terapéutica.

Señas de identidad. Retratos de mujeres es ahora una exposición fotográfica de sus autorretratos acompañados de textos y de una sucesión de imágenes que explican todo el proceso.

La muestra quedará en manos de Hèlia dones para que siga contribuyendo a la lucha contra la violencia machista que sacude nuestra sociedad. Este es el deseo de las doce mujeres que la han creado.

                                                                                              Montse Quer
Fundació Joan Miró

Projecte concebut i realitzat per CLICme
Amb la participació d'Hèlia Dones
Amb la col·laboració de FUJIFILM i Wonder Photo Shop
Amb el suport de CasanovaFoto

Testimonio de las mujeres de Hèlia: http://bit.ly/BlogHeliaDones_es

martes, 27 de noviembre de 2018

EL PROCESO DE CREACIÓN DE UNA VISITA PARA PERSONAS CIEGAS EL CASO DE “LA LUZ NEGRA” EN EL CCCB

En el segundo trimestre de 2018, el programa expositivo del CCCB quedaba marcado por “La Luz Negra”, una exposición que se quiso hacer accesible para personas sordas y ciegas.

La visita diseñada para personas sordas se realizó como una visita inclusiva programada en el servicio habitual para público general de fines de semana, con una intérprete de lengua de signos que la seguía.

Respecto a la visita para personas ciegas o con baja visión, se tomaron como punto de partida las siguientes premisas

Respetar el discurso expositivo.
Crear una nueva narrativa adecuada al público.
Ofrecer variedad de soportes y formatos.

Se partía de una característica interesante: la variedad de materiales y formatos, que iban desde la pintura hasta la música pasando por escultura, cómic y cine, permitían crear una experiencia sensorial para hacer llegar el discurso de diferentes modos.

A partir de aquí, el proceso fue el siguiente:

1. Crear una nueva narrativa, haciendo inciso en la descripción del espacio, desde la arquitectura hasta las mismas obras, con una duración aproximada de 1 hora y 45 minutos.
2. Identificar los puntos clave del discurso.
3. Vincular cada punto a un espacio e identificar las piezas a destacar.
4. De cada una de las obras seleccionadas, valorar qué posibilidades ofrecía y de qué modo se podía hacer accesible. Habitualmente, en las visitas diseñadas se prima el material táctil en substitución de la información visual así que, desde un principio, nos planteamos la necesidad de llegar a narrar desde otros sentidos.

Recursos para la visita
· Recursos táctiles
  • Reproducción en relieve de obra gráfica 
  • Reproducción de un negativo intervenido 
  • Reproducción de obras. Aquí también se incluía un recurso olfativo 
  • Elementos para explicar conceptos y técnicas 
  • Experiencia táctil con piezas originales expuestas 
· Recursos auditivos
  • Lectura de textos 
  • Audición de música 

“Un proceso colaborativo con recursos propios”


A nivel interno, otro de los objetivos de la actividad era explorar hasta qué punto se podía realizar con recursos propios. De este modo, la mayoría de materiales se han producido con recursos internos y desde una vertiente artesanal, con la voluntad de experimentar nuevas fórmulas que aporten un componente artístico y cercano, menos mecánico e industrial.
La conceptualización de la actividad contó con la visión, opinión y participación de personas de diferentes departamentos del centro. Entenderlo como un proceso colaborativo también permite explorar otras vías, introduciendo modificaciones y reflexionar más y mejor sobre todo lo planteado. También han colaborado entidades y instituciones externas, como la Fundación Tàpies y una representante de la ACiC, que aportó una visión crítica de la sesión piloto.

Asimismo, en esta voluntad de seguir generando y manteniendo una comunidad en el entorno del CCCB, se hizo un proceso de comunicación en el que se contactó con diferentes personas y entidades, como la ACIC, la ONCE, la Asamblea por la diversidad y la Asociación Discapacidad Visual Catalunya B1+B2+B3.

“A modo de reflexiones finales”
A modo de reflexiones finales, creemos que el valor de esta experiencia se encuentra en el componente creativo, que se evidencia en la metodología seguida, artesanal y muy experimental, con recursos propios. De algún modo, este método de prueba y error funciona cuando se trabaja desde la participación y colaboración de diferentes personas, ya que cada una aportará una visión y un valor diferentes que después se verá reflejado en la recepción de los materiales por parte de los visitantes. En el fondo, en una visita de estas características se ofrece una lectura concreta, que deja poco espacio para el disfrute individual. Pero con la participación de diferentes agentes, esta lectura se diversifica y enriquece, conectando más con el público que participa, también con intereses, gustos y visiones igualmente diversos.

Esto también permite reflexionar sobre el proceso de acercarse a un discurso expositivo desde los diferentes sentidos permite ofrecer al público una experiencia donde no solo prima la información visual, sino que entran en juego la escucha, el tacto e incluso el olfato. En esta ocasión algunos recursos creados para la visita para personas ciegas acabaron por usarse en las visitas de público general, un hecho que demuestra la necesidad de leer desde una perspectiva inclusiva los espacios y discursos culturales en beneficio de todas y todos.

Quim Módenes 
Barcelona, noviembre de 2018

viernes, 19 de octubre de 2018

El 5º Congreso Internacional de Educación y Accesibilidad en Museos y Patrimonio.


Del 14 al 16 de junio de 2018 Barcelona se convirtió en el epicentro del debate a nivel internacional en torno a la educación y accesibilidad en los equipamientos museísticos y patrimoniales, a raíz de la celebración del 5º Congreso Internacional de Educación y Accesibilidad en Museos y Patrimonio. Después de cinco ediciones, este congreso se ha convertido en el encuentro más relevante que reúne a especialistas, profesionales de museos e investigadores para compartir, dar a conocer el presente y las novedades sobre esta temática. El Congreso fue organizado por el Ajuntament de Barcelona, ​​a través del Institut de Cultura de Barcelona y el Institut Municipal de Persones amb Discapacitat, la Agència Catalana de Patrimoni del Departament de Cultura de la Generalitat de Catalunya, y el Museu Marítim de Barcelona, ​​en cuya Sala del Marqués de Comillas se celebró el evento. Esta quinta edición se centró en la planificación y gestión de la accesibilidad en las instituciones, así como en la apuesta por un cambio en la concepción de los contenidos, que lleve hacia la creación de contenidos atractivos para todas las personas. Por otra parte, durante el Congreso fueron presentadas experiencias y proyectos de accesibilidad de diferentes museos catalanes. La exposición de comunicaciones a lo largo de los 3 días de congreso sirvió para conocer diferentes experiencias de ámbito local e internacional relacionadas con la temática del congreso. La información del programa y la publicación de las comunicaciones se pueden encontrar en http://congresoaccesibilidad.mmb.cat


Los más de 200 participantes, procedentes de Europa, América Latina, España y Cataluña, pudieron conocer grandes proyectos internacionales como la política de accesibilidad del Musée du Quai-Branly de París, del Victoria & Albert Museum de Londres, o de diferentes museos belgas. Destacaron también el proyecto de Plena Inclusión y el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes consistente en aplicar las técnicas de lectura fácil para diseñar planos y guías fáciles de entender y recorrer por parte de todas las personas, y Arches, un proyecto internacional que permite la creación de entornos inclusivos gracias a las nuevas tecnologías. Begoña Román fue una de las ponentes que más aplausos arrancó con sus reflexiones sobre la accesibilidad al patrimonio desde la ética. Las mesas redondas de cada una de las jornadas fueron muy enriquecedoras, con la participación de responsables de las direcciones de museos, representantes de colectivos y entidades de personas con discapacidad, y de técnicos y especialistas de accesibilidad de los museos. A lo largo de la sesión del sábado 16 de junio conocimos la accesibilidad de los museos catalanes, con la presentación de la dimensión social del Plan de Museos de la Generalitat de Catalunya, la mirada háptica de la Red de Museos de la Diputació de Barcelona, ​​la experiencia del grupo de museos y accesibilidad (impulsor de este blog), el diagnóstico de la accesibilidad que llevan a cabo los museos de Girona a través de la herramienta MUSA y como se ha aplicado en los museos de Olot, y otros proyectos que se están desarrollando en el CCCB relacionados con cultura y Alzheimer, el autismo a través del proyecto Guíame por el monasterio de los Museos de Sant Cugat, y la apuesta por la accesibilidad universal del Jardín Botánico de Barcelona. Después de los 3 días de congreso, el equipo organizador llegó a las siguientes conclusiones:

1- La gestión y la planificación de la accesibilidad en los museos requiere de políticas impulsadas por las administraciones y asumidas por las organizaciones, desde la responsabilidad compartida y la participación de todos los agentes.
2- Hay que democratizar las estructuras, abrirse a la comunidad y redistribuir el poder en los museos. Las personas con discapacidad son consumidores pero también oferentes de cultura.
3- Es necesario explorar nuevas metodologías compartidas de trabajo, traspasar nuestra zona de confort. Una forma de hacerlo es el comisariado inclusivo, participativo y comunitario.
4- Ya no hablamos tanto de accesibilidad como de diseño universal. Ponemos énfasis en la humanización y en la normalización.
5- Es necesario extender la figura de la persona referente de accesibilidad o el coordinador de la responsabilidad social en las organizaciones de los museos.
6- Hay que trabajar para la incorporación de la diversidad en la plantilla de los museos.
7- El trabajo compartido en red es fundamental. Hay algunos casos de éxitos a destacar como el Grupo de Museos y Accesibilidad de los museos catalanes. Por otra parte, el trabajo en red es una de las claves del desarrollo del diseño universal en los museos.
8- El acceso a la cultura es un derecho y no un negocio.
9- La confianza tiene mucho que ver con la discapacidad, a fin de cuentas queremos que vuelvan a visitarnos.
10- Los museos pequeños pueden tener desventajas, por ejemplo presupuestarias o de equipo humano, pero también son más ágiles y flexibles.
11- Es imprescindible la planificación, diagnóstico, evaluación y formación.
12- Si no pensamos en todas las personas, estamos rechazando a muchas de ellas. La accesibilidad es una cuestión de derechos, dignidad y justicia. Un museo que no es social, no es un museo.

 Joaquim Vicente i Patrícia Puig
Institut de Cultura de Barcelona

Yolanda Anguita i Ferran Urgell
Institut Municipal de Persones amb Discapacitat

Teresa Soldevila
Museu Marítim de Barcelona

viernes, 13 de julio de 2018

EL AUDIOVISUAL ACCESIBLE DEL MUSEO DEL FERROCARRIL DE CATALUÑA


El Museo del Ferrocarril de Cataluña ha estrenado este 2018 un nuevo audiovisual que incorpora, además de los cuatro idiomas habituales (catalán, castellano, inglés y francés), la subtitulación a todos ellos, la audiodescripción para personas ciegas y el lenguaje de signos.


Este proyecto ha sido posible gracias a la colaboración del Departamento de Cultura de la Generalitat de Catalunya, a través de una subvención otorgada en 2017, y de un técnico externo y museólogo especializado en accesibilidad, Jordi Medina. La producción ha estado a cargo de FESOCA (Federación de Personas Sordas de Cataluña).


Nuestro objetivo fundamental era poder dar la bienvenida a todos los visitantes, sin distinciones de idiomas o necesidades específicas, y hacerles una introducción del contenido de la colección, los edificios y el ferrocarril en general. Laedición de este audiovisual se enmarca dentro del período de grandes reformas del museo y forma parte de la estrategia establecida en el Proyecto de Accesibilidad e Inclusión del Museo, que pretende hacer del museo un museo inclusivo de referencia.

 

El relato se articula en diferentes ámbitos e incluye imágenes de diferentes tipologías y empresas ferroviarias: el ferrocarril como revulsivo económico e industrial; el ferrocarril y la ciudad de Vilanova i la Geltrú; el funcionamiento de una máquina de vapor; el funcionamiento y los tipos de tracción mecánica; la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente; la vocación de servicio público del ferrocarril y las personas que trabajan en el ámbito ferroviario; y, finalmente, el ferrocarril como proyecto innovador que nos conecta con el mundo.





Enlace al trailer de Youtube:  https://youtu.be/Q2vnn7gqxVI

Ana Grande
Museu del Ferrocarril de Catalunya